1.11.06

Poema del Cid

Cofre medieval. Catedral de Burgos.

Aquí tenéis el episodio en el que el Cid, empobrecido, busca la ayuda de Martín Antolínez para conseguir que los judíos Raquel y Vidas le presten dinero. La versión en castellano moderno es del poeta Pedro Salinas. Aquí podéis encontrar el texto completo del Poema digitalizado.


Las arcas de arena

Habla entonces Mío Cid, que en buen hora ciñó espada:

"¡Oh buen Martín Antolínez, el de la valiente lanza!"

Si Dios me da vida he de doblaros la soldada.

Ahora ya tengo gastado todo mi oro y mi plata,

bien veis, Martín Antolínez, que ya no me queda nada.

Plata y oro necesito para toda mi compaña,

No me lo darán de grado, lo he de sacar por las malas.

Martín, con vuestro consejo hacer quisiera dos arcas,

Las llenaremos de arena por que sean muy pesadas,

bien guarnecidas de oro y de clavos adornadas.

Bermejo ha de ser el cuero y los clavos bien dorados.

Buscadme a Raquel y Vidas, decid que voy desterrado

por el rey y que aquí en Burgos el comprar me está vedado.

Que mis bienes pesan mucho y no podría llevármelos,

yo por lo que sea justo se los dejaré empeñados.

Que me juzgue el Creador, y que me juzguen sus santos,

no puedo hacer otra cosa, muy a la fuerza lo hago.

A lo que el Cid le mandó, Martín Antolínez marcha,

atraviesa todo Burgos, en la judería entraba,

por Vidas y por Raquel con gran prisa preguntaba.

A los judíos encuentra cuando estaban ocupados

en contar esas riquezas que entre los dos se ganaron.

Les saluda el burgalés, muy atento y muy taimado:

"¿Cómo estáis, Raquel y Vidas, amigos míos tan caros?

En secreto yo querría hablar con los dos un rato".

No le hicieron esperar; en un rincón se apartaron.

"Mis buenos Raquel y Vidas, vengan, vengan esas manos,

guardadme bien el secreto, sea a moro o a cristiano,

que os tengo que hacer ricos y nada habrá de faltaros.

De cobrar parias a moros el rey al Cid le ha encargado,

grandes riquezas cogió, y caudales muy preciados,

pero luego se quedó con lo que valía algo,

y por eso se ve ahora de tanto mal acusado.

En dos arcas muy repletas tiene oro fino guardado.

Ya sabéis que don Alfonso de nuestra tierra le ha echado,

aquí se deja heredades, y sus casas y palacios,

no puede llevar las arcas, que le costaría caro,

el Campeador querría dejarlas en vuestras manos

empeñadas, y que, en cambio, les deis dinero prestado.

Coged las arcas del Cid, ponedlas a buen recaudo,

pero eso tiene que ser con juramento prestado

que no las habéis de abrir en lo que queda de año."

Raquel y Vidas están un rato cuchicheando:

"En este negocio hemos de sacar nosotros algo.

Cuando el Cid cobró las parias, mucho dinero ha ganado,

de allá de tierra de moros gran riqueza se ha sacado.

Quien muchos caudales lleva nunca duerme descansado.

Quedémonos con las arcas, buen negocio haremos ambos,

pondremos este tesoro donde nadie pueda hallarlo.

Pero queremos saber qué nos pide el Cid en cambio

y qué ganancia tendremos nosotros por este año."

Dice Martín Antolínez, muy prudente y muy taimado:

"Muy razonable será Mío Cid en este trato:

poco os ha de pedir por dejar su haber en salvo.

Muchos hombres se le juntan y todos necesitados,

el Cid tiene menester ahora de seiscientos marcos."

Dijeron Raquel y Vidas: "Se los daremos de grado".


2 comentarios:

  1. Anónimo25/1/08 9:00

    el alumno alejandro de 2ºESO B da su palabra y, por tanto se compromete a estudiar mas hacer los ejercicios y los trabajos.
    y para que conste lo escribe en este blog

    FDO:aleujandro valero guzman 2ºESO B

    ResponderEliminar
  2. Anónimo25/1/08 9:06

    el alumno juani de 2ºESO B va ha intentar hacer los ejercicios y estudiar aunque va hacer un poco dificil.

    FDO:juan josé rodriguez ruiz 2ESO B.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.